miércoles, 10 de junio de 2009

Una realidad dolorosa: las mujeres de Corea del Norte

8 de cada 10 migrantes de Corea del Norte a China son mujeres. Poco o nada se sabe sobre su realidad, lo que viven, los peligros a los que se enfrentan en su propio país y en China en el intento por llegar a Corea del Sur en búsqueda de mejores condiciones de vida.

¿A qué se enfrentan? Por principio, son consideradas criminales en su país por huir de él; si la policía o migración de China las encuentra y deporta, son recibidas -en el mejor de los casos- a golpes y obligadas a trabajos forzosos en el campo. Si logran llegar a China -que es el país de tránsito para su objetivo final: Corea del Sur- la suerte que corren no es mejor. Pueden ser secuestradas para ser vendidas como esposas o bien como esclavas para trabajos en el campo o en donde sea requeridas.

El Washington Post presenta una nota sobre esta realidad. Las periodistas estadounidenses, Laura Ling y Euna Lee, que fueron sentenciadas a años de trabajos forzosos en días pasados en Corea del Norte y acusadas de entrar ilegalmente al país, estaban haciendo una investigación sobre este tema en la frontera con China. La acusación se ubica en el marco de la demostración del poder que el gobierno quiere hacer al mundo -Naciones Unidas y Estados Unidos- con las pruebas nucleares que ha llevado a cabo. El proceso de las periodistas se da, además, en el contexto de un país gobernado por una dinastía de dictadores en donde el pueblo no tiene voz y la justicia es la que dicte el Presidente.

Las mujeres tratan de salir de su país, inclusive dejando a su familia atrás, en búsqueda de mejores condiciones económicas y de salud. La situación de las mujeres es una realidad, tristemente ignorada y su estado un barómetro del nivel de desarrollo o retraso de una sociedad. ¿Qué deben vivir cotidianamente para preferir arriesgarse a ser secuestradas y comercializadas que a quedarse en su país con la gente que quieren?

El problema del tráfico de personas no puede disociarse de la pobreza. Mientras no se erradique la marginación y la pobreza siga siendo una constante, seguirán teniendo cabido en el mundo actual las redes que trafican con mujeres y niños, la explotación de estos grupos de personas... y el mundo seguirá volteando la cabeza para no ver lo que sucede. No deja de llamar la atención, también, que esta realidad no sea un tema central de la agenda internacional y siga recluyéndose a uno de los temas de la "agenda de género" sobre el que no se escribe, a poca gente le interesa y que pierde su impacto noticioso a los dos días de haberse dado a conocer.

Seguir calladas, claramente, no es la opción. Para cambiar una realidad, primero hay que conocerla.

Imagen:farm1.static, bcn.es

14 comentarios:

Sofi ♪♫ dijo...

Me llamó la atención el título y la imagen y entré....




Y me quedé he la da.

Duncan de Gross dijo...

La situación en Corea del Norte es complicada para ambos sexos, pero el tema "Mujeres" es para mirarlo con lupa, ya que no es desconocido que miles de ellas están al límite de la esclavitud, con horas de trabajos gratuitas, no remuneradas y a las expectativas de los designios de Pyongang, es tan triste como verídico. Pero sus vecinas chinas no van muy atrás, quizás "un poco mejor" aunque aún soportan la sobreexplotación, continuos abusos, la ley de un sólo hijo, y demás historias que la Sociedad Internacional prefiere no ver. Es indignante, sencillamente, roza la barbarie...Este ha sido un muy buen y necesario post, Besotes y Miiaauuss!!

Duncan de Gross dijo...

A raíz de leerme el libro famoso de Stieg Larsson "Los hombres que no amaban a las mujeres", me llamó la atención datos que daba sobre tantos por ciento de mujeres violadas y maltratadasa en una sociedad de primer orden, tantas veces envidiada, como es la sueca. En un primer momento "dudé" de la veracidad de tan escalofriantes datos, y tras consultar cuatro o cinco páginas hace una semana, algunas en castellano y otras en inglés, descubrí que no había nada de exageración...Por lo tanto, no estamos ante una circunstancia que se dé solamente en países como Corea o China, la civilizada Suecia tampoco es ajena a ello...

dondelohabredejado dijo...

Terrible situación, no estaba al tanto de todo esto. Son muchos los lugares donde las mujeres sufren injustiias, son muchas las cosas que hay que cambiar aún.
Triste post, pero necesario.
Un abrazo.

SUSANA dijo...

Imperdible artículo!

No tenía esta noticia (a veces creo que la maraña de información, nos bloquea la atención hacia los temas que más nos importan) Pero soy afortunada por tener tu link en mi blog.

No mucho para agregar, Claudia, salvo que "debemos" difundir esta información, en la medida de las posibilidades. "El mundo entero" debe hacer valer los derechos humanos en esos países.

Muchas Gracias!

Un besote!

"Premio Maria Amelia López Soliño" dijo...

Hola, Claudia.
Os informamos de que hemos publicado una encuesta nueva en el blog.
Vuestra opinión para nosotros es muy importante ¡Por eso nos gustaría conocerla!

Gracias por colaborar.
Un afectuoso saludo.

Claudio López Iscafre dijo...

Hola Claudia, pase a descubrirte. Muy buen blog! Cosas de mujeres, contadas por mujeres... no es poca cosa! besos desde Baires

Claudia dijo...

Sofi,
Si, es una realidad para congelar a cualquiera.
Gracias por la visita.
Saludos,

Claudia dijo...

Duncan,
Qué datos tan fuertes compartes. Es cierto, se trata de esas prácticas extendidas que como forman parte "de los usos y costumbres" de otras culturas, no nos atrevemos a señalar.

Los datos que mencionan sobre el libro de Larsson son muy duros también. Son esas agendas secretas de las sociedades desarrolladas de las que se habla poco porque enturbian en paisaje y el sueño idílico.

Todas nuestras sociedades tienen estos datos patéticos: en México, por ejemplo, hay estados de la república en que la penalización por matar una vaca es mayor que por violar a una niña; otros en los que la violación se "resarce" si el violador se casa con la mujer violada. México está trabajando en la homologación de las legislaciones locales con las Convenciones Internacionales que ha firmado en materia de lucha contra la violencia hacia las Mujeres y el tráfico de personas... pero falta tanto por hacer.

Gracias por los comentarios, súper valiosos.

Miauuu.

Claudia dijo...

Marina,
Es cierto, es mejor hablar de otras cosas más poéticas, pero esto es parte de la realidad de muchas mujeres y la única manera de poder hacer algo es enterándonos de que sucede.
Un besote,

Claudia dijo...

Susana,
Qué bueno que veniste. Yo tampoco sabía sobre este caso en particular. Me angustia mucho la violencia que se ejerce contra las mujeres (y como habrás visto en Conversaciones de Café contra los animales); no puedo evitar -ni quiero dejar de hacerlo- denunciar y contribuir con mi grano de arena al asunto.

Un beso grande,

Claudia dijo...

Premio María Amelia,
Gracias por venir de visita y por el aviso. Con gusto me paso en un momento para revisar su encuesta.
Saludos,

Claudia dijo...

Hola Tocayo,
Mucho gusto y gracias por la visita. Espero que seas visitante frecuente; las puertas están más que abiertas.
Un abrazo desde México,

Arethusa Rococó dijo...

Y aùn asì, Estados Unidos, una potencia capaz de hacer torcer el brazo de cualquier paìs cuando comete este tipo de injusticias o influir en las organizaciones internacionales para que intervengan; sigue patrocinando millonariamente a Isral en la masacre que ejecuta contra mujeres, niños y hombres palestinos.

Uno se pregunta si es que el mundo està de cabeza. Si es que el fuerte le cuida la espalda al fuerte; mientras los dèbiles nos metemos las zancadillas entre nosotros.

Estas historias son similares a las de la India... las ONG pareciera que sòlo se dedican a informarnos de los comportamientos atroces en otros paìses lejanos.

¿Quièn va a hacer algo?

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo