miércoles, 20 de agosto de 2008

Deportistas olímpicas en defensa de los animales: Amanda Beard

El mundo entero tiene los ojos puestos en China y el centro de atención es -evidentemente- la Olimpiada. Existen, sin embargo, otros temas sobre los que la prensa no informa y sobre los que al ciudadano común y corriente no le interesa hablar: el maltrato a los animales que se vive en el país. Perros y gatos -entre otros muchos animales como tigres, mapaches, etcétera- son víctimas del tráfico de pieles en el mundo, siendo China uno de los principales exportadores para el mercado americano, europeo y asiático.  

La nadadora olímpica estadounidense Amanda Beard decidió sumarse a la campaña que desarrolla PETA en contra de esta atrocidad y posó desnuda en apoyo a la campaña Be Comfortable in  Your Own Skin (Siéntete cómodo en tu propia piel).  

Es un hecho que las mujeres tenemos muchas maneras de participar en la construcción del mundo y aplaudo el compromiso de esta atractiva deportista para hablar a favor de quienes no tienen voz. La violencia tiene muchas caras, la que se lleva a cabo en contra de los animales es cobarde y denigra al ser humano. 

Comparto con ustedes dos videos: el de la entrevista con Beard y otro con imágenes MUY fuertes sobre la violencia contra los animales en China. 

Si te interesa sumarte a la campaña Be Comfortable in Your Own Skin en contra del uso de pieles, puedes firmar aquí


video


lunes, 18 de agosto de 2008

George Sand

A pesar de que el nombre suena masculinamente claro, George Sand se refiere a una mujer. Es el seudónimo de Amandine-Aurore-Lucille Dupin, baronesa Dudevant, polémica y celebre escritora francesa nacida en París el 1 de julio de 1804 y muerta en Nohant el 8 de junio de 1876.

En un contexto en el que las mujeres no podían tener vida pública pues no era bien visto, Aurore tuvo que inventarse un nombre para poder desarrollar sus talentos y hacer lo que más le apasionaba en la vida: escribir. El seudónimo lo creó a partir de un amante  cuyo nombre era Jules Sandau.  El hombre era poco talentoso, pero era hombre, lo cual le permitía escribir. George  fue la autora de un gran número de sus publicaciones hasta que ella decidió hacerlo por cuenta propia e inventarse un nombre que le permitiera hacerlo sin cortapisas. Cuentan sus biógrafos que escribía 20 páginas diarias, lo que derivó en más de 80 novelas, 25 obras de teatro y múltiples escritos sobre temas diversos. 

En la historia se le conoce, de manera un tanto injusta, por haber sido pareja de Chopin durante muchos años. Esto, sin embargo, disminuye sus méritos pues la fama la visitó desde joven por su propio reconocimiento y fuerza.  En su círculo de amigos se encontraron los más grandes talentos de la época y ella fue una interlocutora incomparable -e imparable- para cada uno de ellos: Franz Liszt, el pintor Eugène Delacroix, el escritor Heinrich Heine así como Victor Hugo, Honoré de Balzac, Julio Verne y Gustave Flaubert.  Se le atribuyen relaciones pasionales con algunos de ellos; posiblemente.  El hecho -sin embargo- es que esta inigualable mujer supo ganarse un lugar propio en la historia del pensamiento francés y en la historia de las mujeres en el mundo. 

Entre sus novelas más exitosas se encuentran Indiana (1832), Lelia (1833), El compañero de Francia (1840), Consuelo (1842-43), Los maestros soñadores (1853). En El pantano del Diablo (1846), cuenta experiencias de su infancia en el campo y escribe sobre temas rurales. Otras obras de este tipo son El molinero de Angibault (1845), François le Champi (1847-48) y La Petite Fadette (1849). Entre sus obras de teatro y autobiográficas se encuentran Historia de mi vida (Histoire de ma vie, 1855), Elle et Lui (1859) donde cuenta su relación con Musset; Journal Intime (obra que se publicara póstumamente en 1926), y Correspondencia.  Tiene, por si fuera poco, una infinidad de escritos y textos de crítica literaria y política. 

George encarna, como pocas personas, el espíritu francés, revolucionario y cuestionador del siglo XIX, con todas las contradicciones, notas románticas y preguntas que le caracterizan.  Fue, indudablemente, precursora del movimiento de las mujeres en el mundo y fundadora del feminismo mucho tiempo antes de que éste tuviera nombre. 

Comunidades en las que también participa Mujeres Construyendo